Sección Montañismo y escalada / Orientación
 

   
   Inicio
   Objetivos
   Actividades
 

 Noticias

 

 Rutas >>

   Calendario
   Carreras
 Orientación
   Colaboraciones
   Contacto

 

 Rutas "Sección Montañismo y escalada / Orientación"

<< Otras Rutas

Ruta: La Mimbre

Pulsa para ampliar....Longitud: 11 km aproximadamente.
RUTA LINEAL
Dificultad: Media-baja.
Descargar: Mapa de la ruta >>  
DESCRIPCIÓN:
Salimos de la Plaza de la Fuente Pulsa para ampliar....hacia la parte más alta del pueblo, donde esta la Ermita del Cristo. Detrás de dicha Ermita empieza un camino (antigua Cañada Real), que llega hasta la carretera EX-104 que comunica esta parte este de nuesta provincia con la provincia de Córdoba. Andamos unos 200 metros por el lado izquierdo de la carretera hasta dar con un camino en el mismo margen. Dejamos la carretera y seguimos el camino hasta el primer cruce importante de ese mismo camino tomando la subida de la izquierda. Desde lo alto del cerro donde hay una pequeña casa podemos anticipar las diferentes alternativas que se nos ofrecen. Nosotros, al bajar la cuesta, habremos decidido tomar la derecha al encontramos con una nueva bifurcación.
Pasamos por “El Jugadero” y por esta zona podremos ver buitres leonados, pues cerca, hay una buitrera en la base de cuya pared, si nos fijamos, podemos ver pinturas rupestres muy esquemáticas. Con algo de suerte podremos encontrar cigüeñas negras, águilas perdiceras y alimoches sobrevolándonos, además de jabalíes, gatos monteses y otra fauna terrestre menor.
Seguimos bajando suavemente hasta toparnos con el Arroyo del Buey, un enclave maravilloso para ver todo tipo de pajarillos y con el momento oportuno y el silencio suficiente, alguna nutria despistada, en épocas en que el arroyo lleve un caudal importante. El camino se adentra en olivares hasta llegar a tomar contacto con el arroyo nuevamente, esta vez para cruzarlo por un paso marcado por enormes piedras que ayudan cuando la corriente es fruto de una buena temporada de lluvias.
Hasta aquí y desde el primer acceso al camino desde la carretera, existe la alternativa de llegar al paso del Arroyo del Buey desviándonos aun más a la derecha en la segunda bifurcación del camino una vez tomado éste. Así no llegaremos al cerro con la pequeña casa sino que subiremos a la cresta de la loma de la derecha que nos conducirá, con increibles vistas al valle de la Venta (cuya fuente de agua inagotable provee a varios pueblos), al infranqueable (por poblado de vegetación) valle Pelulle y más lejos al de los Pedroches, con Belalcázar y su castillo, todo eso a la derecha y al del Jugadero a la izquierda, hasta llegar a un cortafuego que limita la agreste zona de la Mimbre, rodeada de pequeñas vaguadas, el cortijo de “El Palomar” y el Arroyo del Buey abajo y a la izquierda, y Las Mangadas con el valle de Los Conejos, recién roturado, a la derecha.
Tan sólo tendremos que descolgarnos por el cortafuego, hacia la izquierda hasta casi el final de éste, desde donde atravesando 20 metros de un espeso y alto jaral, accederemos a los olivares que llevan hasta el paso del Arroyo del Buey.

Una vez franqueado éste, tendremos que seguir por el camino que sube hasta pasar por encima del túnel de la vía del tren. La vista, allí, es otra vez para fotografiar.
Ya de regreso en dirección a Cabeza del buey, pasamos por zona de monte y desde el mismo camino podremos dejarnos embriagar por el aroma de la jara, del tomillo, del cantueso y del romero, llegando a estar rodeados por lentisco en algunas ocasiones. Tampoco la magia de las ruinas de la antigua estación de RENFE de “Las Cabras” debe pasarnos desapercibida.
Cruzaremos la vía del tren y más adelante el Arroyo del Buey; en el paso por el mismo, hay un antiguo molino y cerca, restos de una calzada romana que se va perdiendo con la memoria y la mejora de los caminos de accesos a las diferentes propiedades.
Continuamos hasta llegar a una vaquería, donde enlazamos con una pista forestal (Cabeza del Buey – Zarza Capilla) y cogemos hacia la izquierda hasta abocar a la carretera EX-104. Cerca, a unos 200 metros a la izquierda (en el mapa está señalizado como lavadero) está la fuente de “La Peña” que vierte un agua ferruginosa buenísima, de una calidad incomparable.
Una vez bien apagada la sed de agua y de campo, volvemos al pueblo.
Fin de la ruta.